lunes, 14 de marzo de 2016

Mª BEGOÑA GARCÍA GRACIA

PREMIO MUJERES DE JOTA 2016 POR ARAGÓN

Mª Begoña García Gracia
 
 
SEMBLANZA BIOGRÁFICA DE Mª BEGOÑA GARCÍA GRACIA
 
19 de Julio de 1964. En el corazón del barrio de San Pablo, el más castizo y jotero barrio de la capital aragonesa, vino al mundo una preciosa niña que años más tarde se iba a convertir en una de las más destacadas representantes de la gloriosa estirpe jotera de “los Gracia de Nuez de Ebro”. Quizá, y pese a su entusiasmo jotero, ni el abuelo materno Juan Antonio ni su querida hija Petra alcanzaron a imaginar que esta pequeña, bautizada en la parroquia del “Gancho” con el nombre de Mª Begoña, lograría las más altas cotas en la jota cantada y se convertiría en un referente jotero en las postrimerías del Siglo XX y en los albores del Siglo XXI. O tal vez sí. Tal vez en sus corazones se albergase la esperanza de que la pequeña Begoña haría brillar, con más fulgor si cabe, esa estrella que “los Gracia de Nuez” habían mantenido brillante desde cuatro generaciones atrás.
Condiciones no le habrían de faltar para ello. En la genética de Begoña se combinaban los genes de grandes figuras de nuestra Jota Cantada. Genes de su abuelo materno, Juan Antonio Gracia Laborda, en su opinión el cantador más completo de la jota aragonesa. Genes de su tía Pascuala Perié Gracia quien fuera, además de la más destacada cantadora en su época, la primera profesora de canto en la Escuela Oficial de Jota de Zaragoza. Y genes de su madre, Petra Gracia Clavería, talentosa artista polifacética y cantadora y bailadora de jota con el sobrenombre artístico “Imperio de Aragón”. Esa genética fue, a buen seguro, la responsable de una voz brillante y extensa con cualidades de soprano dramática y un excelente oído y memoria musical que le han facilitado a Begoña el aprendizaje de todo aquello que escucha.
Junto a este factor genético está el ambiental, Begoña iba a crecer en un entorno propicio para la Jota. En su hogar se adoraba e idolatraba al abuelo, Juan Antonio Gracia, quien convivía con la familia durante sus últimos años de vida. Así cualquier encuentro o fiesta familiar se convertía en una oportunidad para que el abuelo y la madre de Begoña desgranasen con “brío” y “rasmia” la jota en su más pura esencia y naturaleza. De manera que Begoña, pese a su corta edad que no le dejaba advertir la importancia y el valor de lo que en su hogar se escuchaba, bebió directamente y casi sin querer esa esencia jotera propia de “los Gracia”.
Y así, con este preciado caldo de cultivo, Begoña creció soñando con dedicarse al arte como su madre hasta que en 1981, con apenas 16 años cumplidos, decide que quiere iniciarse en el canto de la jota. Su madre le acababa de comprar un traje de baturra y pensó que la mejor manera de estrenarlo debía ser concurriendo al Certamen Oficial de Jota de Zaragoza, puesto que desconocía otras oportunidades de cantar en público. Begoña que estaba familiarizada con la jota, a fuerza de escuchar a su madre Petra cantarla en fiestas y reuniones familiares, desconocía las tonalidades en las que habría de interpretar aquellas jotas que eran legado y herencia por transmisión oral de su familia. Petra, con un excelente criterio acompañó a Begoña hasta la Plaza de Santo Domingo al domicilio de Mª Pilar de las Heras, la que fue discípula predilecta de su tía Pascuala. Y allí, bajo el consejo de la maestra que descubrió en Begoña unas condiciones innatas para el canto de la Jota y, sobretodo, ante la insistencia del esposo de su maestra Ignacio González, Begoña comenzó sus estudios de canto con la que habría de ser su única maestra y su madre artística, como ella misma considera, en la Escuela Municipal de Jota de Zaragoza.
Con no demasiado tiempo de clases y sin haber hecho apenas apariciones públicas, en 1982, Begoña se inscribió al prestigioso Certamen de Jota de Radio Zaragoza dedicado a Don Demetrio Galán Bergua obteniendo el Primer Premio en la categoría de aficionados. Ese mismo año conseguiría el 2º Premio de Aficionados en el Certamen Oficial de Jota de Zaragoza y en 1983 el 1º Premio Ordinario, lo que le otorgaba la condición de profesional y le ofrecía la posibilidad de optar al Premio Extraordinario que conseguiría en nada menos que 4 ocasiones: 1984, 1987, 1988 y 1990. Y así es como Begoña, la nieta de Juan Antonio y la hija de Petra, culminaría brillantemente una trayectoria intachable que la llevarían a ser un referente femenino en la Jota Cantada durante las tres últimas décadas. Cabe destacar que, además, en 1986 y 1988 junto a su compañera Mª Paz Arana, consiguió sendos primeros Premios Extraordinarios de Dúos que, única y excepcionalmente, se convocaron en esas dos ediciones del Certamen Oficial de Jota.
Durante los 80 Begoña completó brillantemente su formación jotera en la Escuela Oficial de Jota de Zaragoza obteniendo en todos los cursos una calificación de Matrícula de Honor y el consiguiente título de profesora de canto de jota tras la finalización de sus estudios. En 1988, su maestra, se refería a Begoña en los siguientes términos: “tiene unas condiciones innatas y naturales para la jota poco comunes. Y lo que es más importante no imita a nadie, dota a la jota de una personalidad propia con una gran facilidad para asimilar diversos estilos. Otra de sus cualidades  principales que más aprecio en ella es la de que la jota no se grita, deforma ni se teatraliza, sino que se expresa. Y eso solo lo consigue quien la siente y la vive porque la lleva en la sangre”.
Dicha formación jotera con Mª Pilar de las Heras se vio complementada, ampliada y perfeccionada con su formación musical al ingresar en 1997 en el Conservatorio Profesional de Música de Zaragoza para cursar los estudios de canto, así como con diversas formaciones en técnica vocal y repertorio con prestigiosos profesores del mundo de la lírica.
Tras sus logros profesionales en los Certámenes de Jota, Begoña sintió la necesidad y la responsabilidad de dejar impresionada su voz en cuatro trabajos discográficos (“Renacer” en 1990, “Renacer II” en 1992, “La Jota en Concierto” en 1998 y “En Clave de Jota” en 2007) que hoy son testimonio de su existencia artística a la par que legado para futuras generaciones joteras.  En cada uno de sus trabajos ha venido recogiendo una maravillosa y completísima antología jotera en la que se recogen los estilos más clásicos de la escuela jotera de su abuelo Juan Antonio, de su tía Pascuala y de su maestra Mª Pilar de las Heras; y junto a estos estilos, otros estilos clásicos que su maestra desempolvó y puso en valor en la voz de Begoña. Especialmente destacable, en este sentido, fue el trabajo “La Jota en concierto” donde Begoña redescubrió para el mundo de la jota a Ofelia de Aragón, a sus creaciones y a su peculiar forma de interpretar la Jota.
Además de estos trabajos Begoña cuenta con diversas colaboraciones discográficas: “Villancicos aragoneses” con “Los Mañicos” en 1988, “Mudéjar” con la compañía de Miguel Ángel Berna en 2003, “Costumbres y tradiciones” e “Introducción a la música popular aragonesa” para el Ayuntamiento de Zaragoza en 1990 y 1999, respectivamente; y, “La Jota es…”, de la Escuela de Canto de nuestro Centro Aragonés en 2012.
A principios de los años 90 fundó su propio grupo folklórico “Renacer” y desde el año 2003 su actividad artística está muy vinculada al Grupo Folklórico “Raíces de Aragón”, donde dirige el cuerpo de canto, y con el proyecto “En Clave de Jota” junto al guitarrista José Luis Muñoz. Durante su trayectoria artística ha participado en muestras de Folklore en muy diversos países, así como en muy diversos e importantes eventos por toda la geografía española. En los últimos años, ha sido requerida para tomar parte en los más importantes eventos en torno al folklore aragonés: Gran Gala de Jota de la Expo, Xotares, etc,… recientemente ha participado en el elenco de joteros seleccionados por Carlos Saura para su documental en torno a la Jota.
En el plano docente cabe destacar que desde hace 20 años, cuando en 1996 se jubilase su maestra, es profesora titular de canto de Jota en la Escuela Municipal de Música y Danza del Ayuntamiento de Zaragoza (antigua Escuela Oficial de Jota). Un puesto que siempre ha estado ocupado por mujeres: Pascuala Perié, Jacinta Bartolomé, Mª Pilar de las Heras y, actualmente, Begoña García quien ejerce este magisterio con responsabilidad y con gran orgullo. El orgullo de preservar y transmitir el legado de una escuela jotera que nació de las mismas raíces de su familia y que procura enseñar con la misma esencia y pureza que a ella le llegó. Un magisterio basado en la tradición que complementa con un escrupuloso estudio y una preparación constante para esta importante tarea.
Su actividad artística y docente se complementa con su participación como miembro del jurado en diversos Certámenes de Jota, entre los que cabe destacar el Certamen Oficial de Jota de Zaragoza o el concurso televisivo “Dándolo Todo Jota”. Además de ello, en las dos últimas ediciones del Certamen Oficial de Jota de Zaragoza ha sido designada como cantadora para las parejas de baile, tarea que desempeña con gran orgullo y con sobrada solvencia.
Toda su trayectoria le ha valido diversos premios y reconocimientos. Entre los más recientes el homenaje de la “Ronda del Gancho” en 2014, en el barrio que la vio nacer, o el Cachirulo de Honor por la Peña Cuna del Cachirulo en Calatayud en 2015. Premios y distinciones a los que hoy se sumará este Premio Mujer de Jota que nuestro Centro Aragonés del Puerto de Sagunto tiene la dicha y orgullo de entregarle en este 2016.
César Rubio Belmonte


No hay comentarios:

Publicar un comentario